Spanish English German

Con esta tecnología para la fabricación de estabilizantes de Calcio/Cinc, altamente moderna y única en este ramo, el líder europeo de sistemas de ventanas de PVC ha creado las condiciones necesarias para el cambio consecuente y duradero de los objetivos fijados:

  • Mejora constante de la concepción de los sistemas para mejorar el aislamiento térmico, acústico y economizaren los consumos de energía.
  • Reciclaje de los perfiles, que se vuelven a incorporar al ciclo de producción, ahorrando así energía y materias primas.
  • Cumplimiento de las normativas medioambientales de la Unión Europea en lo referente a la eliminación total de los metales pesados (cadmio/plomo) en los procesos industriales.
  • Aislamiento térmico = protección del clima
  • Reciclaje = preservación de materias primas
  • Estabilizantes sin plomo = protección del hombre y del medio ambiente

Balance ecológico del PVC Greenline

Uno de los elementos que es preciso estudiar con cuidado en cualquier proyecto, para conseguir un ambiente de bienestar y confort es, sin duda, el de las ventanas. Por ellas se ilumina y se ventila el interior, actúan como barrera frente a las agresiones externas y a los agentes atmosféricos, frío lluvia, ruido y contaminación.

En este sentido, el uso creciente de las ventanas de PVC, que ha hecho que sean las más instaladas en Europa, viene determinado por varias consideraciones:

  • En primer lugar, la composición química del material hace que estas ventanas no sean atacables por el envejecimiento y la corrosión. Además, distintas modificaciones moleculares del PVC, como la fórmula empleada por KÖMMERLING, lo hacen muy resistente a los golpes y a la radiación solar, lo que asegura una larga duración en perfectas condiciones. Y un capítulo al que el usuario suele prestar especial atención, el de los gastos de mantenimiento, está reducido al mínimo, ya que sólo se requiere una limpieza regular con agua tibia y un paño suave.
  • Otro punto revelador para entender la expansión de las ventanas de PVC es su buen balance energético, gracias a la muy baja conductividad térmica del material y la mínima permeabilidad de las juntas. A ello se une el hecho de que este tipo de ventanas permite la colocación de vidrios aislantes de altas prestaciones. Esto les confiere una gran capacidad de aislamiento térmico y, por consiguiente, un importante nivel de ahorro de energía en calefacción y refrigeración.
  • El tercer criterio a considerar es el del aislamiento acústico. En los últimos años en Europa, el nivel de confort acústico ha disminuido claramente, sobre todo en las grandes ciudades. En algunos lugares, como por ejemplo la cercanía de vías con mucho tráfico, el nivel de ruido ha aumentado hasta 6 veces, y en la periferia de los aeropuertos hasta 30 veces. Las ventanas estándar fabricadas con perfiles KÖMMERLING pueden reducir el ruido que se percibe dentro de las habitaciones en 35 dBA aproximadamente, siendo posible llegar hasta los 45 dBA con sistemas especiales.

Pero, hoy más que nunca, la ventana responde, además de a sus funciones prácticas, a la función estética de conformar las fachadas, según la visión del proyectista. Las ventanas de PVC permiten libertad de diseño, tanto en obras de renovación, integrándose en cualquier estilo arquitectónico, como en obra nueva, donde el arquitecto puede desarrollar su propia creatividad.